TOP
Dime qué es el éxito para ti

Dime qué es el éxito para ti y te diré cómo eres

Hay quien clasifica a la gente entre ganadores y perdedores. Hay quien asocia el éxito a bienes materiales. Hay quien cree que cuando no ganas, pierdes. Hay quien defiende que el fin justifica los medios. Hay quien…ni siquiera es consciente de ello.

La sociedad en la que vivimos nos ha hecho creer que el éxito se asocia a la perfección, en todos y cada uno de los papeles que nos toca ejercer. Éxito a nivel personal es estar con la pareja perfecta en situación idílica de forma permanente; éxito con los hijos es conseguir que estos tengan éxito (a la manera que nos han dicho, claro). Éxito en las redes es tener muchos seguidores. Éxito profesional es ascender continuamente, subiendo ingresos en cada peldaño. Y si eres emprendedor, tendrás éxito si tu empresa factura cantidades de 6 cifras.

Nos venden un éxito que exige no parar, no pensar, seguir creciendo. Un éxito que, según cómo, incluso se compra. O más bien lo que se compra es el anestésico que te hace creer que estás ahí.

Porque lo que no nos pueden vender es tiempo, por más relojes que compremos. Ni abrazos, por más acceso a clubs de networking que tengamos. Tampoco podremos comprar la tranquilidad de saber que actúas acorde a tus principios, por más que vendan pastillas para no pensar, ni soñar.

Empezar con un fin en mente es el 2º hábito que nos sugiere Stephen Covey en su famoso libro “Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva.” Tener un fin en mente es tener claros tus principios. Porque al final, lo que hay, es la salida, el éxitus en latín, que es el éxito. El modo en que salgas (de un proyecto, de una relación, de la vida) marcará el éxito.

Por eso, ten cuidado con qué metas te fijas. Vigila cómo articulas tu éxito. Recapacita sobre qué quieres ganar y qué estás dispuesto a perder.

Porque la realidad es que tal como ganamos, vivimos. Y tal como competimos, crecemos.

Quien compite con uno mismo, se gana un poquito cada día.

Quien colabora para ganar, llega más lejos de lo que indica la meta.

Quien sabe que el éxito es intangible, es porque lo ha tocado con la punta de sus dedos.

Quien entiende que unas veces se gana y otras se aprende, es cada día un poco más sabio.

Foto de portada: Adam Jang en Unsplash