TOP

Las niñas también quieren ser STEM

Si nos pidieran una lista de los 10 científicos destacables por su aportación, casi con toda probabilidad daríamos 10 nombres masculinos. Tal vez, sólo tal vez, en los últimos puestos se colaría Marie Curie. Difícilmente sabríamos decir más nombres de mujeres con un papel importante en la ciencia. De hecho, el 64% de las niñas en edad escolar no identifican a ninguna mujer en el entorno científico.

Y no porque no haya mujeres que hayan hecho aportaciones de importancia en áreas STEM (Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, por sus siglas en inglés): ha habido varias mujeres en la historia de la ciencia, dignas de mención. Mujeres como Lise Meitner o Rosalind Franklin y la ya mencionada Marie Curie, fueron coetáneas de Nikolas Tesla o Albert Einstein; sin embargo, ellos se llevaron la fama de las que ellas carecieron.

La falta de referentes se apunta como uno de los principales motivos por los que las niñas, incluso las que de más pequeñas mostraban alguna preferencia por temáticas científicas, abandonen cuando llegan a los 15 años aproximadamente.

Necesitamos más presencia de mujeres científicas, descubridoras, ingenieras, programadoras: en las películas, en los cuentos, en los telediarios, en los videojuegos, para que estén también en las empresas. Y que las que ya han llegado, las que han conseguido hacerse un hueco en un mundo masculino, sean visibles, para ir compensando porcentajes. La demanda de perfiles STEM va en aumento, el 90% de los puestos de trabajo ya requieren algún tipo de alfabetización digital (aunque el 44% de la población aún no lo tiene). Así que no podemos permitirnos renunciar al 50% de la población.

Pero, sobretodo, no podemos permitirnos renunciar al talento y los sueños de tantas chicas que quieren desarrollar su carrera en el ámbito científico o tecnológico.

Talento en femenino: Talent Girl

Con la intención de aportar referentes e impulsar el talento femenino, nació Talent Girl hace dos años: un programa de capacitación y motivación de la vocación científica en niñas, impulsado por Asti Technologies Group, cuya CEO y fundadora, Verónica Pascual, es un claro ejemplo de que se puede -y se debe- fomentar la presencia femenina en el mundo 4.0 a todos los niveles.

Se trata de un proyecto basado en el desarrollo del talento en las áreas STEM de alumnas de 3º y 4º de la ESO en el que mentoras profesionales de primer nivel identifican talento, inspiran y sirven de referencia a las chicas.

Este año lanzan la 3a edición (cierra el plazo de inscripción este viernes 19 de octubre), ampliando el alcance geográfico para que más niñas puedan participar y con nuevos programas dedicados a chicas en etapa universitaria o post-universitaria, a las que acompañan y becan en proyectos científicos.

Talent Girl

Mujeres con código

Hay otras iniciativas, más enfocada a la programación, un ámbito todavía vetado para las mujeres. Consciente de esta situación, Laura Fernández fundó  AllWomen, desde donde dan formación para mujeres de los principales lenguajes de programación.

Y es que en este sector, las mujeres suponen el 30%, el 18% si nos centramos en España y un mísero 10% si nos limitamos a puestos técnicos.

Su manifesto acaba con estas dos líneas, que me parecen una auténtica declaración de intenciones:

There is a place where your code follows your rules and it becomes your voice to bring social change.

We are the 50% who is ready to click with tech

En Estados Unidos, Girls who code ofrece también cursos específicos y de diferente duración a chicas que quieren entrar en el mundo STEM.

Dos iniciativas valientes que entienden que, aunque no debería hacer falta la formación exclusiva para mujeres, es la única manera de que muchas de ellas se atrevan a dar el salto, sin sentirse en un mundo tan masculino.

All Women

Coleccionando científicas

En Principia se han atrevido con una colección de cromos que no va ni de fútbol, ni de películas Disney, ni superhéroes, sino de científicos y científicas en 12 equipos, en los que ellas y ellos están presentes por igual, además de una liga especial de Pioneras, exclusivamente para las científicas que cayeron injustamente en el olvido. #LaExtraordinariaLigaDeLaCiencia es de esas colecciones que sí querrás comprar. ¡Gracias Principia!

La Extraordinaria Liga de la Ciencia

Es importante remar todos en la misma dirección, para no cerrar puertas, para impulsar el talento STEM femenino. Normalizándolo, evitando que los juegos de ciencia estén en el pasillo para niños, introduciendo otros perfiles en las historias que contamos. Porque si el futuro es STEM, no se puede privar la entrada -ni la subida- a la mitad de la población. 

(Foto de portada: Space Nation)